» Home » Test Drive » Test Drive: Peugeot 208 GTi

Test Drive: Peugeot 208 GTi

Peugeot 208
Con 200 caballos el deportivo de la nueva línea de Peugeot muestra un comportamiento dinámico impecable, consiguiendo una velocidad de punta de 226 Km/h. Lo probamos con un riguroso Test Drive en el Autódromo de La Plata.
Por Roberto Nemec
Con la emblemática sigla GTi, refiriendo a un gran turismo con inyección de combustible, en 1984 la casa francesa bautizó al primero de una serie, el 205, que apuntalada con espectaculares éxitos deportivos se prolonga hasta el día de hoy. Aquél, como este presenta notables diferencias con respecto a los productos normales de la gama, en este caso especialmente en la motorización de 200 Cv y en la transmisión con caja de seis cambios. Con respecto al 207 GTi, su inmediato antecesor, la diferencia es tan importante como lo marca el plus del caballaje, nada menos que aumentado en 44 Cv.
Peugeot 208
Importado de Francia El 208 “normal” para nuestro mercado proviene de Brasil, este de Francia, de donde viene también acompañado por un hermano menor, muy parecido en estética y equipamiento, pero algo más modesto en prestaciones: el 208 XY dotado de un idéntico motor de 1.6, pero de 156 Cv, que lo coloca entre este sport y el doméstico standard.
Peugeot 208
Tanto el 208 GTi como el XY presentan carrocerías de dos puertas laterales, con lo que las aberturas esas puertas son de un tamaño sensiblemente mayor, lo que por un lado brinda un acceso mucho más confortable para los ocupantes del sector delantero y como contrapartida, más complicación para entrar y especialmente salir, a los de atrás, cosa lógica en esta configuración de carrocería. La parrilla, con un esquema similar a la del standard, muestra algunas sutiles diferencias con el modelo base y lo mismo sucede con los faros, en los que se destacan los leds para circulación diurna y balizas, en ambos casos de gran luminosidad.
Peugeot 208
Por dentro, el habitáculo es parecido al de cuatro puertas normal en cuanto a comodidad, salvo en el aspecto del acceso y el egreso al sector trasero, en el que el lugar del medio es, como siempre, una especie de castigo para el ocupante. Eso sí, se nota una marcada diferencia (que se refleja en el precio…) en la calidad de los materiales empleados, en su montaje y en los detalles de terminación. El techo vidriado agrega un plus a la sensación de bienestar que sienten los ocupantes. Las butacas delanteras ofrecen una posición relativamente baja con óptima sujeción gracias a los pétalos que sostienen al conductor y a su acompañante. La posición de manejo dispone de regulaciones en todos los sentidos, en cuanto a la butaca y el volante, este de excelente grip, aunque de tamaño algo reducido y base chanfleada.
Peugeot 208
Tras el volante, que es multifunción, aparece el alargado tablero, parecido al del ya conocido 208, pero en el que a velocímetro y tacómetro de aguja, se suman los dos instrumentos auxiliares también con aguja en vez de los de bloquecitos menos precisos. Hay una cantidad lógica de oportunos guarda objetos y una guantera razonable, pero en cuanto al baúl dispone de apenas 285 litros, contra los 318 del de cinco puertas; ahí va la rueda auxiliar, afortunadamente de idéntica medida que las otras cuatro.
El motor ya conocido acá por el RCZ, es un THP con turbo de 1.6 litros provisto de tapa de 16 válvulas que genera 200 Cv a 5.800 rpm y un torque máximo de 28 Kgm en una larga meseta que va de las 1.700 a las 4.000 vueltas, lo que aumenta la elasticidad del impulsor. Está asociado a una caja de velocidades manual (no hay opción automática) de relaciones más arrimadas, que comienza a demostrar su eficiencia desde la excelente selectora, de cortos recorridos que hacen entrar los cambios con una precisión admirable.
Peugeot 208
Aquello nos permitió lograr un destacable guarismo en la aceleración de 0 a 100 Km/hora, que se cubrieron en apenas 7,2 segundos, mientras que en velocidad final, en quinta marcha, alcanzamos a 6.300 rpm el tope de 226,2 Km/h. En la prueba de frenado, el que se realiza con discos en las cuatro ruedas, ventilados adelante, el mejor registro para detenerlo desde los 100 Km/h fue de 40,5 metros. En cuanto al consumo, es otro buen punto para el 208 GTi, teniendo en cuenta el subsegmento en el que se inserta, ya que en el tránsito urbano rindió a razón de 10,2 Km/litro y a 120 Km/h apenas un poco menos, 9,9 Km/hora.
El comportamiento dinámico es excelente, marcado por modificaciones específicas que tienden a optimar el manejo deportivo, sin desmedro en cuanto al confort de marcha en el tránsito ciudadano, aunque hay que hacer notar que el escaso despeje, hace menester la atención ante cunetas y lomos de burro.
Peugeot 208
En el equipamiento encontramos todos los ítems que razonablemente se esperan de un automóvil de esta gama intermedia. Un buen equipo de audio con comando al volante, el siempre bienvenido cruise control, navegador satelital que se comanda por medio de una pantalla táctil que sirve también al audio, tapizado de cuero con costuras en rojo, Bluetooth, climatizador bizonal, pedalera de aluminio, y espejos laterales calefaccionados y rebatibles eléctricamente. Pero la estrella en este caso es el sistema de ayuda al estacionamiento, una vez que detecta que el auto cabe en el espacio percibido, se acciona un botón y sin otra cosa que acelerar suavemente el auto se ubica en el espacio elegido, en una sola maniobra sin tocar el volante.
Peugeot 208
En seguridad, el GTi dispone de una buena dotación: seis airbags, controles de tracción y estabilidad, alarma volumétrica, cinco cinturones inerciales, luces para niebla, asistencia para arranque en pendiente, faros direccionales (aunque no de Xenón), sensores crepuscular y de lluvia, ABS de excelente desempeño y anclajes Isofix, entre otros.
GALERÍA DE FOTOS

Tags: , , , , , , , , , , , ,